NO JUZGUES A LA LIGERA.

NO JUZGUES A LA LIGERA

 

Mateo 7:1-5

Que rápidos somos para juzgar a las personas y más cuando pensamos que somos nosotros los que tenemos la razón.

Nos gusta ocupar la silla de jueces pero no la del juzgado, es parte de la naturaleza humana buscar siempre culpables, pero, el hecho de que otros no pequen como nosotros no quiere decir que son más pecadores que nosotros.

Jesús dijo que si vamos a juzgar entonces debemos prepararnos para ser juzgados también.

El único que tiene el poder para juzgar nuestra Vida es Dios y sin embargo, cuando tenemos un verdadero arrepentimiento, El nos perdona a través de Cristo.

Esto me hace pensar que si Dios me perdona siendo pecado y digno de condena, ¿quien soy yo para acusar o no perdonar a otros?

Reflexionemos y antes de juzgar, miremos si primero tenemos una”paja” en nuestro ojo!!

Dios siempre llega JUSTO A TIEMPO

P. Eliashc

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *