SE CONTAGIÓ SURTIGÁS?

La empresa Surtigás, que presta el servicio de suministro de Gas Natural a los hogares cordobeses, ha mantenido un alto grado de eficiencia desde que inició operaciones en esta sección del país, y aunque sus tarifas son relativamente económicas, aunque se incrementan porcentualmente cada mes, parece haberse contagiado del afán de las otras empresas de servicios que buscan por todos los medios golpear la economía de sus clientes.

Por supuesto Surtigás lo hace de una manera disimulada, que casi pasa inadvertida para la mayoría de estos, pero no deja por eso de ser abusiva al implementar procesos que son realizados por empresas tercerizadas, algunas de las cuales los convierten en obligatorios para los clientes, a quienes presionan de tal manera que no les dan posibilidad de escoger la que les genera mayor confianza para la prestación del servicio.

 

Hasta ahora hemos detectado dos tipos de procesos que se deben realizar para garantizar que a los usuarios se preste un normal servicio: la revisión de la red de conducción domiciliaria, incluyendo el medidor; y ahora un supuesto mantenimiento de la estufa.

Para realizar esta tarea Surtigás incurre en una práctica prohibida por la ley y es el suministro de los datos de los usuarios a esas empresas tercerizadas sin la debida autorización, lo que genera inconvenientes, por no decir enfrentamientos, entre usuarios del servicio y los empleados de esas empresas que buscan a toda costa realizar el mayor número de servicios para incrementar su comisión.

Ejemplo de estas situaciones es el siguiente diálogo telefónico entre un usuario y el potencial prestador del servicio:

Suena el celular…

Usuario: A la orden …buenas tardes, contesta el prestador, y de inmediato ataca: Usted ha sido escogido por la fidelidad en el pago de sus servicios de gas natural para prestarle el servicio de mantenimiento de su estufa…Mi estufa no necesita mantenimiento porque apenas tiene un año de uso le responde el usuario, precisamente, contraataca el operario, aquí estoy viendo en mi listado que usted la adquirió en el mes de diciembre y es obligación que al cumplir un año estos aparatos deben someterse a mantenimiento, con excepción de las que tienen dos puestos apenas.

 

Por supuesto la muchas veces grosera insistencia de los operadores de las empresas que prestan su servicio a Surtigás genera malestar en los usuarios quienes terminan despidiendo al “intruso” informándole que tiene su empresa de confianza que le presta estos servicios, pero estos insisten preguntando si está avalada oficialmente por Sutigás, lo que por supuesto colma la paciencia del usuario que estima violada su privacidad, el derecho a mantener en reserva sus datos personales y a escoger libremente la empresa que le preste estos servicios.

 

¿Por qué razón, nos preguntamos, la empresa Surtigás le entrega la base de datos de sus usuarios a otras empresas sin que medie para ello la previa autorización de sus clientes? ¿Por qué razón estos operadores tercerizados se sienten con autoridad para intimidar a los usuarios de Surtigás, amenazándolos con el eventual corte de sus servicios si no acceden a sus exigencias?

Como si esto fuera poco, los costos de revisión de la red son exagerados, pero más exagerados son los del supuesto mantenimiento de las estufas que tienen una tarifa de $150 mil pesos.

Definitivamente Surtigás dejó de ser la empresa de servicios pulcra, amigable con sus clientes y se contagió  de las prácticas abusivas de sus congéneres y de su ambición de atesorar más ingresos sin importarles el bolsillo de sus usuarios.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *